5 Advertencias sobre los productos adelgazantes

¿Lo ha intentado una otra vez? Una cosa que el mercado sabe hacer es vender. El deseo por encontrar una solución rápida y fácil para perder peso, ha creado la oportunidad ideal para aquellos oportunistas que buscan hacer dinero vendiendo mágicos productos adelgazantes.

Un minuto usted se encuentra leyendo el diario inocentemente, y al siguiente se halla ordenando un suplemento mensual de píldoras para adelgazar. Después de todo, esas fotos de antes y después lucen muy tentadoras y dicen que el producto de veras funciona.

O sino, puede ser que ahora usted sea el orgulloso dueño del nuevo dispositivo que promete envolverlo, echarle vapor y sacudirlo hasta que luzca delgado. No mucho después, se dará cuenta de que solo sirve para secar la ropa puesta.

5 Advertencias sobre los productos adelgazantes

En nuestra búsqueda desesperada por estar delgados, somos capaces de comprar los productos más extraños. La próxima vez que se halle hipnotizado por alguno comercial, trate de recordar las siguientes advertencias si el producto implica:

1. Ingerir algo que no sea comida como píldoras, pociones, químicos y hierbas. No se ha comprobado que los mismos hagan bajar de peso de forma significativa y permanente.

2. Promesas que requieren comprar algún dispositivo especial. Lo único que necesita para estar en forma es un buen par de zapatillas.

3. Programas basados en modas sin fundamento como combinar determinadas comidas, comidas prohibidas, o efectos mágicos de algunos alimentos.

4. Comerciales que promueven el uso de un producto, pero que en la letra pequeña explican que el plan requiere ser complementado con una dieta y ejercicio para ver los resultados. ¿Para qué comprar el producto entonces?

5. Resultados milagrosos, rápidos cambios en la forma de su cuerpo o pérdida de peso en partes específicas del mismo.

El hecho es que el 95% de los fracasos con las dietas y con la búsqueda por la solución para bajar de peso, solo llevan a una frustración mayor. El cuerpo humano es naturalmente saludable y fuerte. No necesita pociones ni aparatos extraños y ciertamente no necesita dejar de alimentarse.

Escuche a su cuerpo.

Déle la comida que le pide cuando está hambriento y deténgase cuando está satisfecho. Muévase más. Juegue más. Esto lo hará sentirse más libre, saludable y vibrante y a la larga eso redundará en una mejor vida.

Leave a Reply