7 consejos para comer en restaurantes cuidando las calorías

Cada vez que salgo a comer, quiero que sea especial, razón por la cual no lo hago tan seguido. Usted ya habrá escuchado alguna vez que a la hora de hacer una dieta, hay que tener cuidado con la cantidad de calorías que se consumen cuando se come en un restaurante. Pero ¿Quién quiere ir a un costoso reastaurante para luego ordenar una ensalada sin aderezos o vegetales al vapor? Y sino, ¿cómo se puede resolver el dilema de las calarías cuando se sale a comer?

7 consejos para comer en restaurantes cuidando las calorías

Aquí tiene siete consejos para bajar la cantidad de calorías cuando se come afuera a la vez que se ordena uno de sus platos favoritos.

1. Dígale No a agrandar los combos.

El tamaño del las porciones ya suelen ser demasiado grandes. Deje de agrandar sus comidas y también ahorrará dinero. Mejor todavía, ordene una comida y pida que le den dos platos. Muchos restaurantes harán esto por unos pocos pesos extras, y la verdad es que vale la pena. Comparta su comida con un amigo y dividan los costos por la mitad. Otra opción es ordenar las guarniciones del menú. Dos personas pueden por ejemplo, ordenar tres entradas y un postre y compartir todo y eso será más que suficiente comida!

2. Evite el pan.

Muchos restaurantes familiares todavía sirven las comidas con una canasta de pan. A no ser que se trate de un pan recién horneado de algún sabor especial, trate de evitarlo. No necesita llenarse con pan común y corriente cuando se esté pagando por una buena comida. Solo pida que se lo retiren si la tentación es demasiado grande, pero honestamente, usted ya es un adulto, puede resistirlo si lo desea. Usted puede elegir qué comer y evitar poner en su plato lo primero que se le ocurra. Inténtelo y verá cómo saldrá de allí sintiéndose fuerte y bien con usted mismo.

Si realmente no puede evitar comer pan, al menos evite la manteca, Eso es. Cómalo sin nada. Los panes integrales pueden ser muy ricos así solos.

3. Deje de ordenar gaseosas.

Las bebidas representan uno de los mayores ingresos de los restaurantes. Por el costo de centavos, muchos sirven sodas que parecen agua con azúcar y parecería que el favor se lo hacen a usted por solo cobrarle un mínimo recargo a cambio de una gaseosa más grande. Comience a ahorrase esos pesos demás. Especialmente si ordena algo para llevar, trate de evitar la bebida. Y si va a comer en el lugar, pida un vaso de agua o al menos una gaseosa dietética.

4. Trate de comer más despacio.

¿Cuál es el apuro? Tómese su tiempo para saborear su comida, sentir el sabor y la textura de la misma y disfrutar el momento. La única manera de estar en contacto con las señales de hambre de nuestro cuerpo y comer solo aquello que nos satisfaga, es empezando a prestar a tención a las mismas y así aprender a distinguirlas. Usted no sabrá cuándo se siente satisfecho si se come todo en cinco minutos. Déle una probada y luego preste atención a cuántas veces mastica la comida y al final su cuerpo estará más contento. Una parte muy importante de la digestión es cuando la comida está en la boca, sin mencionar cuánto más disfrutará de su comida si permanece más tiempo en la misma.

5. Quítele la grasa visible y la piel a sus comidas.

Yo se que usted ama la piel, por su puesto, cómo no va a saber bien si es pura grasa. ¿Pero usted desea estar más en línea o seguir comiendo grasas? Es su elección. Yo nunca como la piel del pollo o la grasa de un bife, sepa bien o no. Usted debe elegir qué desea más, los segundos de placer en su boca o el tener que cargar toda su vida con 20 kilos demás. Yo sé que hay una creencia de aquellos partidarios de las dietas bajas en carbohidratos, que consideran que la grasa es incluso mejor que los mismos. Pero yo bajado 40 kilos y mantenido mi peso durante los últimos 18 años evitando comer la piel o la grasa visible de las comidas. Creo que eso es una prueba más que suficiente.

6. Ordene una bolsa para llevar su comida.

Cuando le sirvan su comida, inmediatamente aparte una parte para después. La mayoría de los restaurantes sirven demasiada comida. No hay ninguna ley que dice que usted debe comérsela todo. Haga esto con más frecuencia y notará las ventajas de obtener este almuerzo o cena extra.

7. Consiga una copia de “Confidencias de Restaurantes” de Michael F. Jacobson y Jayne Hurley

Y comience a chequear cuántas calorías son en realidad las que está consumiendo. Si usted suele salir a comer afuera muy a menudo y tiene sobrepeso, puede que ese sea el problema. Este libro lo ayudará a que entienda por qué a pesar de que pareciera que no come tanto, aún así le cuesta mucho bajar de peso. Una cadena de comida rápida hace poco sacó una hamburguesa que tiene casi 1200 calorías. ¡Eso sí que es para asustar a cualquiera!

Si usted realmente desea hacer algo con respecto a su problema de sobrepeso, fíjese primero dónde suele comer; segundo, qué come y tercero, cuánto. ¿Dónde, qué y cuánto? Déle una oportunidad a estos consejos, eligiendo uno a la vez, y verá cuán fácil puede resultar eliminar un par de calorías de sus comidas cuando sale a comer afuera.

Leave a Reply